vecinos

abuelaAyer me pasó una anécdota bonita y luminosa.

Semanalmente recibía en mi buzón unas hojas con el comentario del evangelio y textos variados que me dejaba un sacerdote cuando venía a dar la comunión a mi vecina. Una señora de 94 años que está enferma y no puede salir de casa.

Hace unos días me comentó el sacerdote que ya iba a dejar de conducir y por tanto no podría  venir a dar la comunión a mi vecina. Eso implicaba que  tampoco me traería mis hojas y por tanto ahora sería yo quien tuviese que ir a recogerlas.

No me importaba . Así tenía ocasión de saludarle y a su hermana también.

Así lo hice ayer y cuando llegué a mi casa  dejé en el buzón las  de la mujer enferma.

Seguir leyendo “vecinos”