Confianza

Estaba bajando la basura cuando recibo una llamada de una compañera de Cáritas. Me llama agobiada porque necesitaban a una persona para que les ayudase al día siguiente  y me suelta un: ¿qué tal vas de informática? . Pues…. depende, según para qué.

Me pasa con otra persona y así rápidamente me cuenta el tema y me habla de streaming, de cables, conexiones, programa piloto, búsqueda de empleo…. 
bueno, ¿y yo qué tengo que hacer de todo ello? 
TODO, yo estaría en Madrid y tú desde allí tendrías que montarlo todo, vigilar la conexión, estar en contacto conmigo para decirme los fallos, atender a la gente…. 
¿todo? ¿sería yo capaz de hacerlo? por un momento iba a decirle que no, que le agradecía que contase conmigo pero que mejor lo hiciera otra persona, que eso era algo nuevo para mi, igual lo estropeaba, esto y lo otro. 
En medio de esos pensamientos negativos de repente tuve la sensación de que esa persona que me estaba llamando era un medio y que tras ella era en realidad el Padre quien me pedía ayuda y de inmediato mi actitud cambió. Dejé de ponerme excusas y acepté la propuesta sin saber realmente a que me estaba comprometiendo.
Esa negatividad hacia mí la transformé en confianza hacia  el Padre.  Cierto, no sabía pero ¿no me había dicho la persona del teléfono que me iba a enseñar, que no me preocupase si algo fallaba? 
Dije sí, acudí, aprendí, algún  fallo hubo, pero nada que no se pudiera ir resolviendo sobre la marcha. Volví encantada de la experiencia. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s