El embudo

embudoMuchas personas nos encontramos a lo largo del día pero no por todas nos interesamos.

Grande nos hizo Dios el corazón.

¿Para qué se molestó?

No tiene cabida en él los pobres.

De los ancianos no nos ocupamos.

Los sin techo nos molestan.

De los no nacidos nos despreocupamos.

De sufrimientos ajenos no queremos saber.

A los que piensan diferente descartamos.

En heridas ajenas nos gusta escarbar.

Ciertamente,  no sabemos amar.

No lo entiendo ¿para qué?

Un corazón chiquito debió hacer

No, eso no puede ser

Dios todo lo hizo bien.

Fallamos los humanos

Aún tenemos que aprender.

Quitemos  el embudo pues.

El corazón abierto de par en par,

dando cabida a los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s