vecinos

abuelaAyer me pasó una anécdota bonita y luminosa.

Semanalmente recibía en mi buzón unas hojas con el comentario del evangelio y textos variados que me dejaba un sacerdote cuando venía a dar la comunión a mi vecina. Una señora de 94 años que está enferma y no puede salir de casa.

Hace unos días me comentó el sacerdote que ya iba a dejar de conducir y por tanto no podría  venir a dar la comunión a mi vecina. Eso implicaba que  tampoco me traería mis hojas y por tanto ahora sería yo quien tuviese que ir a recogerlas.

No me importaba . Así tenía ocasión de saludarle y a su hermana también.

Así lo hice ayer y cuando llegué a mi casa  dejé en el buzón las  de la mujer enferma.

Por la tarde llaman al timbre de mi puerta . Era la vecina. Subía a darme las gracias por haber dejado las hojas para su madre en el buzón. En ese momento yo iba a salir así que casi como que la dejé con la palabra en la boca.

Cuando regresé de mis recados me sentí mal por haber recibido con tanta prisa a mi vecina   así que decidí parar en su piso antes de subir al mío y disculparme.

Fue entonces cuando tuve ocasión de conocer a su madre. La destinataria de las hojas. Una señora de 94 años encantadora.  Super dulce. Estuve charlando con ellas un rato.

Me hizo reflexionar mucho esa visita.

¿Cómo es que hasta entonces no se me había ocurrido pasar a visitarla?

En ese instante  decidí que no la dejaría las hojas en el buzón sino que todas las semanas una vez recogidas de casa del sacerdote  iría a dárselas en mano y me quedaría un rato con ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s