La cruz

la cruzProduce dolor la cruz.

No avisa. llega cuando llega.

Presta atención, fíjate:

No llega sola, lo hace acompañada.

Sosteniendo está el Padre

A los pies, la Madre.

Hay dolor, hay sufrimiento, cierto.

Es lo suyo en ese momento.

Tal vez te preguntes:

¿Por qué? ¿por qué a mi? ¿por qué ahora?

Si lo haces, no lo hagas mirando a la cruz,

abrázate a ella.

tal vez no encuentres la respuesta que buscas, que esperas.

Pero, seguro, no te faltará por parte del Padre, de la Madre:

  • Su cariño
  • Su consuelo
  • su cercanía
  • su abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s