En el hospital

Con razón, te buscaba y no te encontraba.resucitado, esteban

Pensaba que seguías clavado en la cruz.

Miraba, más no te hallaba.

Fui al hospital, me alegré,  te encontré.

Postrado en la cama estabas. Dolorido, me mirabas.

Esta vez, no di un beso al madero,  en la cara, te besaba.

Apareció un sacerdote. Me habló. A través de él  sentí que tus palabras me llegaban.

En verdad,  en verdad,  ya no estás en la cruz.  Resucitado,  con nosotros te quedaste.

En el enfermo,  en el sano
En el sacerdote,  en el laico
Joven, anciano. En el peque de la casa, en el padre, en la madre.

En todos te haces presente.
De muchas formas sales a nuestro encuentro.

Danos en estos días ojos y oídos renovados para que sepamos reconocerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s