Dime ¿Por qué?

abrazoDios mío, Dios  mío ¿por qué no me has abandonado?

Una y otra vez: caigo, tropiezo, fallo.

Hago oídos sordos cuando llamas

Paso de largo ante el que encuentro caído en el camino
Cierro los ojos, no soy capaz de ver la realidad que me rodea.

¿Mis manos?  Soy insensible
No acarician, no abrazan.

Fallo, constantemente fallo

¿por qué?  ¿por qué no me has abandonado?

No sólo no me dejas sino que me tiendes tu mano.

Me miras
Me abrazas
Me sujetas
Me levantas
Me animas
Me curas
Me besas

No te apartas de mi lado

Dios mío,Dios mío ¿por qué me has acompañado?

¿por qué me has cuidado?
¿por qué no has preguntado?
¿por qué me has querido tanto?
¿por qué me has dado fuertemente tu mano?

No te apartas de mi lado
Día y noche vas conmigo.

No te importa si yo no voy contigo,

Si creo no sentir tu cercanía
Si protesto,  si me enfado
Si una y otra vez pregunto ¿por qué?

Haga lo que haga
Diga lo que diga

Es constante tu presencia.

Eres sencillamente adorable Padre.

Enséñame a aprender de ti.

Que yo tampoco abandone a los otros.
Que sepa estar cuando me necesitan
Que aprenda a acompañar
Que mi oído se afine
Mis manos se vuelvan sensibles
Mi vista se agudice.
Mi olfato llegue lejos.

No me abandones
No me dejes

Quiero serte fiel
Aprender a tu lado

Ten paciencia conmigo
No es fácil seguir tu ejemplo

Pero quiero, quiero hacerlo
Quiero aprender.

Una duda tengo padre.

Con tanto que he fallado
por qué nunca me preguntas

hijo mío,  hijo mío ¿por qué me has abandonado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s