La Pilarica y Santiago

la pilarica

Emocionada, recuerdo cómo el año comenzaba.

En Zaragoza me encontraba.

A los pies de la madre: oraba, rezaba.

En silencio, callada, un buen rato me pasé observando aquella imagen ¿Cómo podía ser?  ¡tan chiquita, tan grande a la vez! Pensaba,  recordaba ¡qué gran mujer fue María,  nuestra madre! Pequeña en Zaragoza  pero fuerte como nadie. Por ello, es pilar, pilar de la iglesia.

Como madre, llorará.

Como madre, sufrirá.

Como siempre hizo,  hará,

Acudir a Cristo. Rezarle, hablarle, confiar en él. Como hijos suyos, sigamos su ejemplo. Afianzando nuestro pilar, nada nos hará temblar. Lloraremos,   sufriremos, pero no caeremos.

Nos podremos cansar. Caer en la tentación de abandonar. Nada extraño, nada nuevo.

santiago  Recordemos a Santiago. Agotado estuvo. Fracasado se sentía.  María, le habló.  El, confió. Pudo seguir camino y en patrón se convirtió.

Años han pasado, nada ha cambiado. Seguimos de ambos  orgullosos, estamos tranquilos.

La Pilarica en Zaragoza
En Galicia, el mayor, Santiago

Lloremos pero no temblemos
Hagamos como ella
Hagamos como él
Recemos, confiemos

Hablemos con Él, con Cristo.
Afiancemos nuestro pilar
Sigamos caminando, con alegría, siempre con María.
Con decisión, tras los pasos del patrón.

Y… tras llorar y rezar ¿bailar?.

¡Me encanta la jota aragonesa!   ni idea de cómo se baila pero disfruto  viendo a los que sí saben danzarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s