Alimento

libroTodos los miércoles, encuentro un folleto en la puerta de mi casa relacionado con el evangelio del domingo.  Me lo deja un sacerdote cuando pasa a visitar a un vecino enfermo. Al verlo, recuerdo lo de : “ Estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”

Llamar, las hojas, no llaman, pero ahí están esperando y yo, al verlas, las recojo. Al abrir la puerta de mi casa entran conmigo y, tras su lectura, entran en mi corazón como si, ciertamente, fueran la cena. Así las siento yo, como  alimento para el alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s