Reparando el corazón

Hace unos días reñí con una amiga, me sentía mal y mi madre me dijo que debería reparar el corazón para recuperar la Paz.  Si era muy grave la herida igual era necesario “operar”. Me tranquilizó, me explicó que no dolía. Me dio el siguiente “folleto” donde hablaba de ello:

Consejos para alguien que necesite reparar el corazón herido

corazonDatos de la operación

Fecha: concretar según paciente

Antes de la operación:

Medicación: un rosario a la madre cada día hasta que llegue la intervención (después también)

En caso de nervios nerviosos : Confianza absoluta en el Padre 24 horas diarias

Día de la operación

Aconsejable: llevar pañuelos. Previsión de lágrimas

Después de la operación:

Dar gracias

Amar sin límites

Si ve que esto último a veces le cuesta o le causa algún dolor, siga las siguientes indicaciones:

  • Acudir, de inmediato, a la cruz
  • Rezar, levantarse,
  • Seguir caminando
  • Amar doblemente

Si el dolor continuase, repetir la indicaciones aumentando la dosis de oración y amor.

Doctor que opera (con más de 2000 años de experiencia) : Jesús

 

One response to “Reparando el corazón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s